miércoles, 4 de diciembre de 2013

Jabón de bayas de laurel

En estos días, con la navidad a la vuelta de la esquina, todavía no había encontrado ninguna rama de la poda del año que me pudiera servir para utilizarla como árbol de navidad.
Por eso a estas alturas todavía seguía mirando por el vertedero de los deshechos vegetales que hay en el pueblo donde voy todos los fines de semana, también del pueblo del que me surto de todo lo que me hace falta en cuanto a hierbas, bayas y flores.
El otro día en mi búsqueda del árbol de navidad, me encontré que acababan de "podar", yo creo que lo sacrificaron entero, pues estaba el árbol completo, pero a trozos, un laurel, sano y lleno de bayas maduras, cogí todas las bayas que tenia, (2 kgs.) y un montón de hojas de laurel, que ya tengo para regalar y para mi uso para una larga temporada.


He intentado hacer el aceite de bayas de laurel, pero por esta vez, me doy por vencida, y lo único que he conseguido, después de hacer el proceso que a continuación detallo, es hacerme con un puré espeso de bayas de laurel, en este intento, utilicé 1 kg. de bayas 

Las trituré en el vaso.
Una vez trituradas, le añadí el doble de su volumen en agua.
 y las puse a cocer durante aprox. 1 hora.
 
Una vez terminada la cocción, si que se aprecia un ligero aceite verde en la superficie.
Lo dejé reposar hasta el día siguiente, y en la superficie se puso una grasa negra.


Retiré el agua de mas y la puse aparte, para hacerme con el grueso de las bayas, que como hice con el aceite de aguacate, puse en un trapo y estrujé, pero solo sacaba un liquido marrón, que después de volverlo a dejar reposar, no fui capaz de ver ningún atisbo de aceite, tengo pedidas bayas a mis conocidos que tienen en el jardín algún laurel, y lo volveré a probar con las próximas, las que me quedaron están a buen recaudo en aceite de oliva y de ellas extraeré un oleato de bayas de laurel.


Con la impaciencia de probar a hacer el jabón tipo alepo, y no ya por usarlo, porque soy consciente de que si lo quiero hacer bien no debemos probarlo al menos en unos 6 meses, este me pudo la impaciencia de que cuanto antes pase el tiempo para poder probarlo, el siguiente lo haré también con hojas, pues en esta partida solo utilicé el oleato de bayas, aceite de oliva y como líquido el puré que obtuve de mi intento de conseguir el aceite, el jabón tiene un intenso olor a laurel, y aunque al día siguiente cuando los saqué del molde tenían el color amarillento, ahora tienen este color tostado, más parecido al puré de las bayas, ya veremos con el tiempo que color adquiere al final