martes, 10 de junio de 2014

EL SAUCO



El saúco es uno de los árboles con más potencial mágico en la cultura europea.

 En la cultura cristiana ha sido considerado como el árbol de la pena y de la muerte, ya que éste fue el árbol en el que se colgó Judas, y los leños de la cruz de Jesucristo
estaban hechos de saúco.

Del saúco se utilizan tanto su corteza, como las bayas, las hojas y las flores. 


    Todas estas partes de este arbusto poseen  propiedades beneficiosas para la salud, aunque en la actualidad se suelen emplear más las flores. 

Sus aplicaciones cosméticas son: 
Astringente suave, alivia pieles grasas y acneicas, y manos agrietadas.
  • Aplicado en cataplasmas y ungüentos tiene propiedades antiinflamatorias y bactericidas, actuando positivamente sobre heridas y quemaduras
  • Mejora imperfecciones de la piel como granos, rozaduras, inflamaciones, irritaciones…
  • Corrección de manchas faciales aplicando infusión de flores de saúco
  • Elaboración de champú natural. 
  • Cremas limpiadoras de cutis
  • Las flores de saúco tienen propiedades antisépticas, regeneran la pigmentación, contribuyen a eliminar las manchas de la cara y los granos. La infusión ayuda a curar y desinfectar heridas y quemaduras. Son sudoríficas y diuréticas, principalmente por la presencia de sales potásicas. Sirven para suavizar la piel y las mucosas
  • en champús para el cuidado del cabello

REMEDIOS Y RECETAS

  • La infusión de flores de saúco  o su hidrolato es frecuente en la cosmética natural para aliviar la inflamación y la rojez en las pieles más sensibles.

  •  Suele emplearse en productos desmaquillantes, por sí sólo puede ser insuficiente, por lo que se aconseja añadirle otras plantas como manzanilla o lavanda.

  • Al no tener conservantes, la infusión debe guardarse en el frigorífico y usarse en una semana.
Se puede aplicar directamente con un algodón sobre las zonas afectadas, o vaporizarlas, dejando que el líquido se seque sobre la piel.


Alergias

La infusión de flor de saúco combate los picores, enrojecimientos e             inflamaciones de la piel provocados  por las alergias.
Los vapores de esta infusión alivian la congestión nasal, y se debe aplicar, aún caliente, con un algodón humedecido sobre las áreas de la piel donde tengamos molestia

Saúco para las irritaciones de la piel atópica   

Podemos preparar en casa una loción con flores de saúco y aceite de almendras dulces para calmar las erupciones cutáneas.

Las erupciones cutáneas que aparecen de forma espontánea en los niños con piel atópica
Un buen remedio consiste en aplicar sobre la zona afectada una loción de flores de saúco, ya que el efecto calmante e hidratante de esta planta ayuda a mitigar el picor de las erupciones súbitas
Solo tenemos que hacer un oleato con flores de saúco y aceite de almendras dulces.